Calidad aire interior oficinas

La calidad del aire interior tiene mucho que ver con la presencia de diversos contaminantes físicos, químicos o microbiológicos, que pueden proceder tanto de fuentes internas como externas al edificio, y sus consecuencias sobre la salud, el confort y el bienestar de las personas.

¿Sabías que pasamos el 90% del tiempo en espacios interiores?

En las oficinas y centros de trabajo, existe el riesgo de padecer molestias y enfermedades como alergias,  irritaciones de los ojos, la piel o la garganta, afecciones respiratorias como asma, rinitis o EPOC, dolores de cabeza, fatiga o mareos, con consecuencias directas sobre el rendimiento y la productividad de los empleados.

En algunos casos los efectos pueden ser a largo plazo, y las consecuencias sobre la salud de los trabajadores afectados  pueden aparecer años después de la exposición a aire mala calidad, o tras periodos repetidos y prolongados de contacto con los contaminantes.

Si sigues leyendo vas a descubrir qué es la calidad del aire interior, cuáles son sus causas e implicaciones, y qué soluciones puedes llevar a cabo para garantizar la salud de las personas y promover la productividad.

No dejes nada al azar.

Qué es la calidad del aire interior (CAI)

La calidad del aire interior (CAI) tiene el objetivo de valorar las concentraciones de contaminantes y determinadas condiciones que pueden afectar de manera negativa a la salud y también al desempeño de los ocupantes en el interior de edificios no industriales.

 

Son muchos los factores que contribuyen a aumentar o disminuir la calidad y los niveles de salubridad del aire interior de una oficina.

La contaminación exterior que es transferida al interior, la hermeticidad del edificio, la excesiva recirculación de aire, la presencia de contaminantes químicos y microbiológicos existentes en el aire y la falta de mantenimiento higiénico de los sistemas de climatización o de ventilación, ejercen una influencia directa sobre la calidad de aire en interiores.

Cuando tomas el control de todos estos factores, implementas soluciones para llevar elevar la calidad del aire interior y haces que recircule por toda la oficina, los trabajadores empiezan a disfrutar de todos sus beneficios, y reduces el riesgo de absentismo laboral mientras impulsas la productividad.

Fuentes y factores contaminantes de riesgo en interiores

Hay tres tipos de agentes implicados en la calidad del aire interior:

  • Agentes de origen físico: temperatura y humedad del aire.
  • Agentes químicos: sustancias orgánicas e inorgánicas.
  • Agentes microbiológicos: hongos, bacterias y virus.

Todos ellos pueden proceder tanto de fuentes internas como externas al edificio.

Estos son algunos de esos factores o fuentes con implicaciones directas o indirectas en la calidad del aire interior:

  • Humo de tabaco
  • Radón
  • Hongos
  • Mohos
  • Legionella
  • Bacterias
  • Virus (especialmente SARS-CoV-2)
  • COV ( Compuestos orgánicos volátiles)
  • Partículas en suspensión
  • Gases tóxicos
  • Fibras de asbesto
  • Fibras de vidrio
  • Material de oficina y ofimática
  • Polvo
  • Partículas en suspensión
  • Suciedad
  • Piel humana
  • Sustancias químicas
  • Productos de limpieza personal y para el hogar
  • Otros alérgenos

Cómo afecta la calidad del aire a la productividad

Los ambientes laborales que cuidan la calidad del aire interior están relacionados con un mejor funcionamiento cognitivo en todos los ámbitos, es decir, el aire limpio y fresco aumenta la capacidad de las personas que se encuentran en el interior para razonar, retener información o para mantener la concentración.

Existe un vínculo determinante entre calidad del aire y productividad de los equipos de trabajo.

La mejora en el desempeño de los empleados es patente en espacios donde la calidad del aire es una prioridad, y el aire que circula por los sistemas de ventilación o climatización es limpio, sano y está libre de contaminantes.

¿Por qué funciona?

Restaura la energía, alivia el estrés, crea un estado mental más propicio para elevar el rendimiento. Es un salto de calidad para impulsar la salud, el bienestar y la productividad de los trabajadores.

Consíguelo mediante un estudio y valoración de la calidad del aire interior.

Beneficios clave derivados de la calidad del aire interior

  • Anticipa y toma el control de los riesgos de salud potenciales.
  • Construye y mantén una imagen impecable como empresa.
  • Disminuye el riesgo de contagio entre trabajadores.
  • Reduce el riesgo de sensibilización alérgica.
  • Potencia tu compromiso con el bienestar y la salud de los trabajadores.
  • Fomenta el ahorro energético.
  • Mantén a raya el absentismo laboral.
  • Ayuda a impulsar al máximo la productividad.

Ahora es tu turno. Podemos ayudarte.

Contacto Calidad Aire Interior-oficinas