Tratamiento sindrome edificio enfermo

Una mala gestión de la calidad del aire interior puede salirte muy cara.

La calidad del aire en el interior de un edificio depende de diferentes variables como son el estado de los conductos de aire, el diseño de sistemas de ventilación o climatización, incluidos los métodos y la periodicidad en que esos sistemas se revisan y mantienen, o el propio diseño del edificio.

También la posible presencia de fuentes contaminantes interiores, y la contaminación procedente del exterior.

¿Quieres saber qué es exactamente el síndrome del edificio enfermo, cuáles son las causas habituales, cómo puedes prevenir sus efectos adversos sobre la salud de las personas, y qué soluciones puedes implementar?

Sobran los motivos para seguir leyendo.

Qué es el síndrome del edificio enfermo

El término síndrome del edificio enfermo se utiliza para describir aquellas situaciones en las que los ocupantes del edificio experimentan efectos adversos sobre la salud. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde el año 1982, lo describe como un conjunto enfermedades y molestias que un edificio causa en sus ocupantes, y que se originan a causa de la baja calidad del aire que se respira.

La OMS además diferencia entre edificio temporalmente enfermo, o edificio permanentemente enfermo.

En el primer caso son edificios de reciente construcción o recién reformados y en los que los síntomas tienden a ir desapareciendo. En el segundo caso, son edificios con deficiencias en los sistemas de climatización, ventilación o iluminación, o afectados por peligrosas emanaciones de gas radón a causa de los materiales de construcción, y cuyos síntomas pueden perdurar varios años.

La calidad del aire interior es la causa principal del síndrome del edificio enfermo, y puede verse comprometida por alguno de los siguientes factores:

  • Malas condiciones higiénicas de los conductos de aire acondicionado
  • Equipos de climatización mal instalados o con falta de higiene y mantenimiento
  • Instalaciones que no cumplen con los estándares de ventilación
  • Presencia de agentes contaminantes transportados por el aire
  • Niveles bajos de humedad relativa
  • Materiales de construcción contaminantes

Y las consecuencias para las personas que viven, trabajan o transitan en un edificio enfermo no se hacen esperar y se traduce en determinados síntomas físicos:

  • Dolores de cabeza
  • Somnolencia
  • Falta de concentración
  • Presión en el pecho
  • Dificultad para respirar
  • Sequedad de garganta
  • Irritación de los ojos
  • Congestión nasal
  • Tos seca
  • Picazón y sequedad de la piel
  • Mareos
  • Náuseas
  • Alergias
  • Sensibilidad a ciertos olores

En centros de trabajo, la mala calidad del aire interior de las instalaciones tiene consecuencias en forma de un aumento de las bajas laborales, mayor riesgo de absentismo laboral, además de un descenso visible en el rendimiento y la productividad de los empleados.

Aunque es habitual sentir alivio poco después de abandonar el edificio, requiere actuar de forma inmediata para identificar el origen del problema y detectar las causas para preservar la salud y el bienestar de las personas.

Descubre 3 soluciones aplicables al síndrome del edificio enfermo

Impulsa la gestión de la calidad ambiental e implementa los procedimientos adecuados para la prevención y control de riesgos para la salud de las personas en el interior de los edificios.

Limpieza de conductos de aire acondicionado

Promueve un entorno saludable, mantén en buen estado higiénico los sistemas de climatización, contribuye a la eficiencia, eleva la vida útil de los equipos y brinda un rendimiento rentable a lo largo del tiempo.

La limpieza de conductos de aire acondicionado cuida de la calidad del aire que las personas respiran.

Elimina polvo, microorganismos, depósitos de suciedad y partículas contaminantes generadas por el edificio y presentes en todos los sistemas de climatización o ventilación, protege a las personas que padecen alergias, asma y otros problemas respiratorios y hace más fácil la respiración.

Calidad ambiental interior

Son muchos los factores que ejercen una influencia directa sobre los niveles de salubridad del aire interior de un edificio:

  • Contaminación exterior que es transferida al interior.
  • Hermeticidad del edificio.
  • Excesiva recirculación de aire.
  • Presencia de contaminantes químicos y microbiológicos.
  • Falta de mantenimiento higiénico de los sistemas de climatización o de ventilación.

Eleva la calidad de aire en espacios interiores y obtén beneficios directos para la salud, el confort y la productividad de las personas. También impulsa el ahorro de costes y la eficiencia energética.

Prevención y control de Legionella

Las instalaciones que utilizan agua en su funcionamiento  suponen un riesgo de contaminación de microorganismos para la salud de las personas.

La solución para el control preventivo de la Legionella está a tu alcance.

Realiza una evaluación de riesgos para establecer las medidas de control necesarias y garantiza las máximas condiciones de salubridad en espacios cerrados según la normativa vigente según el Real Decreto 865/2003.

¿Quieres contar con la ayuda de una empresa especializada en la evaluación de la calidad del aire interior?

Estamos a un solo clic de distancia.

Contacto calidad aire edificio enfermo